-Tu inventas artilugios voladores y zapatos para andar por encima del agua,¿qué sabrás tu de la vida?
+Sé que una vida sin amor, no es una vida.
¿Por qué cerramos los ojos cuando lloramos?¿Cuándo abrazamos?¿O cuándo lloramos? Porque quizás las cosas más bonitas no se ven a simple vista, pero se sienten en el corazón.

sábado, 19 de febrero de 2011

Los mismos clavos.

Yo me quedo aquí a tender mi pena al sol, en la cuerda de tender desolación.Luego empezaré a coser tequieros en un papel y a barrer el querer con los pelos de un pincel.Y en cuanto acabé de zurcir las heridas de  las noches mal dormidas llegó.Y me confesó, cuando quieras arrancamos que en las líneas de la mano lo leyó, que se acabó el que la quemara el sol, pero se asustó, ¡como te retumba el pecho! Tranqui, solo es mi maltrecho corazón, que se encabrita cuando oye tu voz.
Le hice un trato al colchón, con su espuma me forré el corazón, que anoche era de piedra y al alba era de mimbre que se dobla antes que partirse.
Amaneció, me fui sonriendo, con lo puesto, por la puerta del balcón, el pelo al viento, diciendole adiós, porque decidí que ya estaba hasta las tetas de poetas de bragueta y revolcón, de trovadores de contenedor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario